Sopa de ajo en familia

La sopa de ajo es una de las grandes recetas de aprovechamiento de la gastronomía española, la clave es su sencillez y el uso de un buen caldo. Cada familia tiene su propia receta para preparar esta sopa, cada una la hace a su manera y todas están ricas, pero os animamos a probar la sopa de ajo enviada por Ainara Monsalve Massana, Iker Monsalve Massana y Emiliano Monsalve Soguero, ganadora de la categoría grupal del III Concurso Intergeneracional el Reto de la Cocina Sostenible del Aprovechamiento

Ingredientes

1 litro y ½ de caldo de verduras
2 dientes de ajo
2 cebollas y 1/2
Pan duro
3 huevos
Chorrito de AOVE
2 cucharadas de tomate de la abuela
Pimentón dulce y sal al gusto
1 ramita de perejil

Tips

Esta receta nos permite aprovechar dos ingredientes: el pan duro y el caldo de cocer verduras. Además utilizamos una conserva casera que solía ser habitual en las alacenas: la salsa de tomate o el tomate triturado. La temporada de tomates en realidad no es muy larga pero es un cultivo muy productivo, por lo que aprovechar cuando se encuentran en temporada para hacer estas conservas nos permite reducir el desperdicio y poder consumirlos a lo largo del año.

Elaboración

20 minutos

Picar los dientes de ajo y freír con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Cuando ya esté dorado, añadir la cebolla cortada en cuadrados pequeños. Para freírlo todo, poner la tapa de la cazuela, lo que nos permitirá concentrar el calor y poder bajar la intensidad del fuego. Así ahorraremos energía.

Para darle sabor, añadir 2 cucharadas de tomate de la abuela, sal y pimentón al gusto. El tomate de la abuela es tomate embotado en casa, lo que nos permite usar tomates fuera de temporada.

Cortar el pan duro de hace un par de días y mezclar con el sofrito.

Añadir a la cazuela a fuego medio, el caldo que nos ha sobrado de cocer las verduras y remover todos los ingredientes.

Para darle otra textura, batir los huevos y agregarlos a la sopa, mientras se revuelve la cazuela.

Para finalizar incorporar una ramita de perejil. Esta es una planta que podemos tener fácilmente en casa y nos permite dar un toque especial a nuestros platos.

Vídeo receta

Aquí puedes visualizar la vídeo receta enviada por Ainara Monsalve Massana, Iker Monsalve Massana y Emiliano Monsalve Soguero, ganadores del III Concurso Intergeneracional el Reto de la Cocina Sostenible del Aprovechamiento en la categoría grupal. Recréala en casa y piensa qué puedes hacer para disminuir tu desperdicio alimentario.

Etiquetas

Ingredientes

1 litro y ½ de caldo de verduras
2 dientes de ajo
2 cebollas y 1/2
Pan duro
3 huevos
Chorrito de AOVE
2 cucharadas de tomate de la abuela
Pimentón dulce y sal al gusto
1 ramita de perejil

Elaboración

20 minutos

Picar los dientes de ajo y freír con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Cuando ya esté dorado, añadir la cebolla cortada en cuadrados pequeños. Para freírlo todo, poner la tapa de la cazuela, lo que nos permitirá concentrar el calor y poder bajar la intensidad del fuego. Así ahorraremos energía.

Para darle sabor, añadir 2 cucharadas de tomate de la abuela, sal y pimentón al gusto. El tomate de la abuela es tomate embotado en casa, lo que nos permite usar tomates fuera de temporada.

Cortar el pan duro de hace un par de días y mezclar con el sofrito.

Añadir a la cazuela a fuego medio, el caldo que nos ha sobrado de cocer las verduras y remover todos los ingredientes.

Para darle otra textura, batir los huevos y agregarlos a la sopa, mientras se revuelve la cazuela.

Para finalizar incorporar una ramita de perejil. Esta es una planta que podemos tener fácilmente en casa y nos permite dar un toque especial a nuestros platos.

Etiquetas

Tips

Esta receta nos permite aprovechar dos ingredientes: el pan duro y el caldo de cocer verduras. Además utilizamos una conserva casera que solía ser habitual en las alacenas: la salsa de tomate o el tomate triturado. La temporada de tomates en realidad no es muy larga pero es un cultivo muy productivo, por lo que aprovechar cuando se encuentran en temporada para hacer estas conservas nos permite reducir el desperdicio y poder consumirlos a lo largo del año.

45 minutos

Ragú de berenjena

90 minutos

Canelón de calabacín relleno de ternasco

30 minutos

Masa de pan de verduras

30 minutos

Macarrones de calabaza con pesto

30 minutos

Tortilla rellena con salsa

45 minutos

Cardillos esparragaos

30 minutos

Pudín de pescado

1 hora

Pisto